Toni, Barcelona

Teniamos que pasar una noche en Logroño y encontramos este hotel/albergue. Aunque está a unos 30 kms de Logroño y tuvimos que desviarnos de nuestra ruta no fue para nada una mala decisión. Después de unos problemillas con la reserva el propietario puso todo de su parte para solucionar el problema. Incluso nos dejó aparcar las motos (6 motos grandes) en una especie de recepción que sirve de acceso al dormitorio. Las literas muy cómodas, el baño compartido amplio y limpio. Todo muy correcto y recomendable. Si vuelvo por la zona repetiré.

-